fbpx

Blog

¡Qué hacer si eres intolerante a la leche de vaca!

A continuación, te mostraremos puntos claves para llevar una dieta adecuada en caso de ser intolerante o alérgico a la leche de vaca.

La leche de vaca tiene como principal azúcar la lactosa, la intolerancia a este azúcar natural se produce por un bajo nivel de lactasa en nuestro organismo, una enzima ubicada en el intestino delgado que degrada la lactosa. Cuando la lactasa no trabaja bien, pasa directo al colon la lactosa no digerida y las bacterias la descomponen formando ácidos, gas y agua, razón por la que se presentan síntomas tales como; flatulencia, dolor abdominal, diarrea, dolores intestinales, etc.

El bajo nivel de lactasa puede ser permanente o constante, provocado por infecciones, o inflamaciones gastrointestinales, la intolerancia puede ser parcial o total en función de la actividad de la enzima. Según la circunstancia de cada persona con intolerancia a la lactosa, se debe seguir una dieta personalizada entorno a su función.

Existen dos tipos de intolerancia a la lactosa:

1. Intolerancia a la lactosa primaria

En este tipo de intolerancia, la producción de lactasa disminuye de forma drástica, dando como resultado que los productos lácteos se tornen difíciles de digerir en la edad adulta. Esta forma de intolerancia se determina de manera genética y afecta a una gran proporción de personas con ascendencia africana, asiática e hispana. Las personas que tienen intolerancia a la lactosa primaria, su vida inicia produciendo grandes cantidades de lactasa misma que es necesaria para el desarrollo de los bebés. A medida que los niños reemplazan la leche por otros alimentos su producción de lactasa disminuye, pero se mantiene lo suficientemente alta para digerir productos lácteos en dietas típicas de un adulto.

2. Intolerancia a la lactosa secundaria

Este tipo de intolerancia se manifiesta cuando el intestino delgado disminuye la producción de lactasa después de haber sufrido una enfermedad, lesión o cirugía que haya afectado a dicho órgano. Entre las enfermedades relacionadas con la intolerancia a la lactosa secundaria se encuentran la celiaquía, proliferación bacteriana y la enfermedad de Crohn.

Dieta sin lactosa

Tras la sospecha de sufrir intolerancia a la leche de vaca se debe seguir una dieta estricta sin lactosa o por al menos 2 semanas y si los síntomas mejoran puede intentar consumir nuevamente estos alimentos ya que se podría dar el caso de sufrir intolerancia a la lactosa temporal, si tiendes a empeorar con la reintroducción de lácteos, probablemente tengas una intolerancia a la leche de vaca severa, por meses o para toda la vida.

Compartir en

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Artículos Patrocinados

Soy Nutriva  es una web dedicada a divulgar información sobre salud, nutrición, recetas saludables y entrenamiento. Los artículos no sustituyen las recomendaciones o el diagnóstico realizado por un profesional. Consulta con tu médico cualquier problema de salud.

Copyright © 2021 Soy Nutriva