fbpx

Blog

¿Qué es un atracón?

Si tienes un problema de ingesta compulsiva es muy probable que hayas buscado información sobre el tema en distintas fuentes. Seguramente habrás acabado confundido y desanimado por las opiniones contradictorias que has encontrado, en vez de obtener una información clara que te ayude a comprender mejor la ingesta compulsiva y la forma de solucionarla. Así, puede que hayas acabado resignándote a vivir con un problema que va deteriorando porgresivamente tu calidad de vida.

Pero, ¿Qué es un atracón?

La Asociación Americana de Psiquiatría  un atracón viene definido como:

  • Comer en un periodo corto de tiempo (por ejemplo en unas dos horas) una cantidad de comida que es claramente superior a la que comería una persona normal en un periodo similar en circunstancias parecidas.
  • Sensación de falta de control sobre la ingesta (por ejemplo la sensación de que no se puede parar de comer o de que no se puede controlar la cantidad de comida que se ingiere). Esta es la característica primordial

El trastorno por atracón o sobreingesta compulsiva se da en el 3,5% de las mujeres y el 2% de los hombres (Hudson et al., 2007). La media de edad de aparición está situada en los 25 años para las mujeres y los 21 para los hombres.

Veamos algunos aspectos de los atracones:

  • Sentimientos: los primeros momentos de un atracón pueden ser placenteros. El sabor y la textura de la comida pueden parecer intensamente agradables. Sin embargo estos sentimientos suelen durar poco. Pronto son reemplazados por un sentimiento de disgusto hasta poder llegar a sentir asco por lo que se está haciendo, pero la persona que está teniendo un atracón es incapaz de parar.
  • Velocidad de la ingesta: la forma típica de comer durante un atracón es hacerlo de manera muy rápida. Se engulle la comida más que masticarla. Hay personas que beben mucho para ayudarse a tragar y esto lleva a una sensación de estar llenas o hinchadas.
  • Agitación: las personas que se dan atracones sienten mucha ansiedad y como una fuerza que les empuja a seguir comiendo. Durante estos episodios la persona puede coger alimentos que no le pertenecen, robar comida en tiendas o ingerir la que otros han tirado. La mayoría percibe estas conductas como vergonzosas, desagradables y degradantes.
  • Sensación de conciencia alterada: la gente a menudo describe que durante la ingesta compulsiva se siente como si estuviera en trance, es como si no fuera uno mismo el que está comiendo de esa manera.
  • Mantenerlo oculto: se suele llevar a cabo en secreto. Algunas personas están tan avergonzadas que hacen cualquier cosa para ocultarlo y algunas lo consiguen durante años. Una de las formas que utilizan para ocultar su problema es comiendo de una manera relativamente normal cuando están con otras personas. Otra manera es utilizar mentiras y excusas.
  • Comidas ingeridas durante los atracones: normalmente son los dulces o comida que llene, o también comida “prohibida” o “que engorda”.

Consecuencias de hacer dieta

La mayoría de las personas que padecen estos problemas suelen hacer dieta. En muchas ocasiones la dieta precede a los episodios compulsivos pero con frecuencia también es una respuesta a ellos.  En muchos de los casos que veo en la consulta el inicio de los atracones se produce tras seguir durante un tiempo una dieta restrictiva. El prohibirse algún alimento durante una dieta aumenta el deseo de consumirlo. Si esto finalmente ocurre y uno se ha estado restringiendo mucho tiempo, es probable que se coma mucha cantidad de ese alimento con el sentimiento de culpa y malestar correspondiente.

Es bastante habitual la alternancia entre fases en las que consiguen hacer dieta y periodos de ataques compulsivos. Como resultado su peso corporal puede fluctuar mucho y en muchos casos hay sobrepeso, lo que suele influir negativamente en la autoimagen y la autoestima de la persona.

Problemas físicos y psicológicos relacionados con los atracones

Efectos psicológicos

El trastorno por atracón deteriora considerablemente la calidad de vida. Pueden sentirse deprimidos y desmoralizados. Algunas están tan desesperadas que intentan acabar con su vida. Las personas que comen compulsivamente son también propensas a tener problemas de ansiedad. Algunas evitan los compromisos sociales, especialmente los relacionados con las comidas. Además las oscilaciones bruscas en el estado de ánimo son muy frecuentes, por lo que algunas personas están siempre irritables y propensas a explosiones de ira. También pueden estar presentes los problemas con el alcohol y las drogas.

Los problemas de atracones afectan a todos los aspectos de la vida personal. Se dedica tanto tiempo y esfuerzo a intentar controlarlos que queda poco espacio para otros asuntos; por ello las relaciones sociales o familiares pueden deteriorarse mucho.

Efectos físicos

Como consecuencia de los atracones hay problemas digestivos como sentirse hinchado, las digestiones son muy largas, y en casos graves, se dilata el estómago, hasta  poder hacer que se desgarren las paredes. A esto hay que añadir las consencuencias nutricionales que produce el comer de una manera tan descompensada.

La obesidad es un problema común entre las personas que tienen trastorno por atracón. Y la obesidad, como es bien sabido, produce problemas médicos y psicógicos importantes.

Tratamiento

La experiencia de médicos, psicólogos e investigadores demuestra firmemente que la verdadera esperanza para las personas con problemas de ingesta compulsiva se centra en el tratamiento psicológico. Y específicamente el de tipo cognitivo-conductual, por las siguientes razones:

  • Es de utilidad para la gran mayoría de la gente que tiene atracones. Ha sido estudiado en la mayoría de los principales centros de investigación en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, España, Australia y Nueva Zelanda, con resultados positivos equivalentes. Ningún otro tratamiento ha demostrado ser tan eficaz.
  • Es fácilmente aceptado por la mayoría de los pacientes, que lo ven como relevante y apropiado.
  • Es una terapia no demasiado larga y sencilla de aplicar.

En esta terapia se tratan los aspectos cognitivos del problema como la preocupación por el peso o la comida, el pensamiento todo-nada y la baja autoestima, mientras que la parte conductual se dirige a abordar los hábitos alimentarios negativos, habilidades sociales…

Asimismo, los sentimientos de depresión y muchos conflictos interpersonales mejoran notablemente o desaparecen del todo cuando se supera el problema de los atracones. Uno de los aspectos más gratificantes de ayudar a estos pacientes es ver cómo la persona vuelve a “emerger” cuando su trastorno va desapareciendo. La depresión, la tensión y la irritabilidad se van diluyendo, mejora la capacidad de concentración y resurgen las aficiones y los intereses de siempre.

Compartir en

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Artículos Patrocinados

Soy Nutriva  es una web dedicada a divulgar información sobre salud, nutrición, recetas saludables y entrenamiento. Los artículos no sustituyen las recomendaciones o el diagnóstico realizado por un profesional. Consulta con tu médico cualquier problema de salud.

Copyright © 2021 Soy Nutriva