fbpx

Blog

La granada y sus beneficios

Bajo una piel gruesa y dorada con toques rojos, se esconde un interior repleto de semillas recubiertas con una pulpa dulce y jugosa, de color y brillo rojizo. Todos los pueblos que han conocido la granada le han atribuido numerosas propiedades y cómo esta fruta tan deliciosa de principios de otoño, esconde un potencial antioxidante enorme.

La fruta de la granada tiene innumerables beneficios para la salud y su implicación en la cura de enfermedades ha sido ampliamente reconocida desde la antigüedad. Destaca por su amplia actividad antioxidantes que posee. Por ello, esta fruta ha sido objeto de innumerables estudios durante mucho tiempo, que han demostrado su potencial frente a enfermedades relacionadas con la salud cardiovascular, intestinal, el cáncer, y varias enfermedades más.

De la granada podemos utilizar sus semillas como su zumo, y su sabor entre ácido y dulzón la convierte en un ingrediente muy versátil y apto para todo tipo de preparaciones, frías, calientes, dulces o saladas. Así que podemos incorporar granada a nuestras ensaladas, salsas, guisos y a todo tipo de postres.

¿Cuáles son los beneficios de esta fruta?

  1. Buenas para el corazón

Debido a la combinación de polifenoles que contienen, consumir granadas ayuda a reducir los niveles del llamado colesterol malo. Sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes protegen y favorecen nuestra salud cardiovascular.

  1. Beneficiosas para los riñones

Su aporte de potasio ayuda a limpiar los riñones, favoreciendo así a la limpieza de nuestro organismo.

  1. Antioxidantes

Por su rica composición en antioxidantes, la granada se reconoce como una fuente natural para combatir el envejecimiento celular.

  1. Buenas para la piel

Las granadas ayudan a oxigenar las células de la piel, por lo que ayudan a lucir un rostro terso y saludable. Su extracto es capaz de promover la regeneración de la dermis.

  1. Adecuadas para los diabéticos

Su bajo índice glucémico convierte las granadas en una fruta indicada para los diabéticos.

¿Cómo saber si está madura?

Esta fruta se come en su forma natural, grano a grano, apartando la piel y las láminas blancas y amargas que separan las celdas. A la hora de comprarlas, conviene elegir las granadas que tienen un color rojo oscuro casi marrón; cuanto más grandes sean más jugosa será la pulpa. La piel debe ser muy lisa y brillante, sin golpes ni marcas. Sabemos que la fruta es madura cuando emite un sonido firme, algo crujiente, cuando hacemos presión.

Compartir en

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Artículos Patrocinados

Soy Nutriva  es una web dedicada a divulgar información sobre salud, nutrición, recetas saludables y entrenamiento. Los artículos no sustituyen las recomendaciones o el diagnóstico realizado por un profesional. Consulta con tu médico cualquier problema de salud.

Copyright © 2021 Soy Nutriva