fbpx

Blog

Comer hidratos de carbono por las noches… ¿Qué de bueno tiene?

Los hidratos de carbono aportan una gran cantidad de energía a nuestro organismo, ahorran proteínas y forman parte del tejido nervioso.

La función principal de los hidratos de carbono es la energética, aportan energía de una manera muy fácil de utilizar o ingerir (cada gramo es igual a 4 kcal). Los carbohidratos almacenan y reservan una alta cantidad de energía en forma de glucógeno que se moviliza rápidamente para generar glucosa cuando nuestro organismo la exige. Los hidratos también ahorran proteína y evitan la creación de cuerpos cetónicos formados por los desechos de grasas que aparecen cuando nuestro cuerpo utiliza estas grasas para generar energía, en lugar de los azucares.

Por un lado, encontramos los hidratos mas complejos, estos tienen un proceso de digestión mayor y por ende una absorción mas lenta. Estos se los reconoce como; tubérculos, quinoa, legumbres, pasta, arroz, o pan. Estos se deberían ingerir preferiblemente integrales gracias a su contenido en fibra. Los hidratos mas sencillos, se diferencian por tener una absorción y digestión más rápida. Estos están divididos en dos subgrupos: los saludables; aquí entran todas las frutas en general, estos solo se limitan si exista algún tipo de patología como la intolerancia a la fructosa. Y los que no son saludables; todo tipo de azúcares procesados, tales como; bebidas gaseosas, dulces, confitería, etc.

El problema de los últimos, lo que no son saludables es porque tienden a generar una mayor cantidad de grasa abdominal. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) nuestro consumo de azúcar no debería pasar de los 25g al día, esto equivale a 4 cucharadas de postre; pasando por alto que existen productos que contienen altos niveles de azúcar; ejemplo, la Coca-Cola una sola lata contiene hasta 35g de azúcar. Una vez reconocidos los diferentes tipos de hidratos, hay que recordar que una de las bases de nuestra alimentación, ya que estos son nuestra principal fuente de energía.

¡Entonces… podríamos tener en cuenta¡

  • Las cantidades de hidratos que ingerimos son mayores a los que necesitamos estaríamos obteniendo energía en exceso.
  • Tanto los hidratos de carbono complejos, como simples pueden comerse en la cena, siempre y cuando no hagamos una sobre ingesta.
  • El consumo de azucares procesadas de forma general contribuyen al aumento de grasa abdominal.
  • Las cenas, deberían ser totalmente completas, es decir, siempre debe haber verduras, hidratos y proteínas. No es recomendable cenar solo frutas, postres o cereal mezclado con leche.
  • Disminuir el consumo de productos ultra-procesados ya que estos contienen altos porcentajes de azucares.

Compartir en

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Artículos Patrocinados

Soy Nutriva  es una web dedicada a divulgar información sobre salud, nutrición, recetas saludables y entrenamiento. Los artículos no sustituyen las recomendaciones o el diagnóstico realizado por un profesional. Consulta con tu médico cualquier problema de salud.

Copyright © 2021 Soy Nutriva