fbpx

Blog

Beneficios de la remolacha y cómo consumirla

La remolacha forma parte de los productos de temporada que mayor valor nutricional tienen, coincidiendo además con el hecho de que sea una de las hortalizas más baratas en el mercado. Es una excelente fuente de ácido fólico, así como de vitamina C y potasio. Concretamente 100 g cubren la tercera parte de las necesidades diarias de ácido fólico de un adulto, la sexta de las de vitamina C y el 8% de las de potasio y magnesio. También contiene una porción considerada de fósforo y apenas aporta calorías (41 por 100 g). Otros nutrientes que se encuentran en cantidades no desdeñables son las vitaminas B1, B2, B3 y B6, y los minerales hierro y yodo.

Todos los nutrientes, especialmente el hierro, se asimilan mejor cuando la remolacha se toma en forma de jugo.

Podemos encontrar remolacha en dos formas diferentes, la remolacha blanca y la remolacha roja, si bien ambas son muy consumidas, de las cuales aprovechamos todo, tanto la raíz como las hojas, la remolacha roja es la que encontramos con más normalidad en nuestra despensa para consumo cotidiano y la blanca suele ir destinada a la producción de azúcar o alimentación de ganado.

Beneficios:

  • Una de las primeras virtudes que encontrarás de la remolacha es qué su consumo está relacionado con el adjetivo de anticanceroso.
  • Ayuda a reducir los niveles de presión arterial, así como a la relajación y dilatación de los vasos sanguíneos, lo que supone una ayuda a la mejora de la circulación contribuyendo positivamente al control de la presión arterial.
  • También colabora con las defensas del organismo gracias a su alto contenido en vitamina C, fibra y minerales.
  • Aterosclerosis, las dietas ricas en fibra, como la que contiene la remolacha, ayudan a reducir la absorción del colesterol.
  • Asma, se ha visto que las personas asmáticas se benefician de una dieta rica en vitamina C, en la que es rica la remolacha.
  • Cataratas, el betacaroteno que contiene parece ser que previene la aparición de esta afección.

¿Cómo consumirla?

  • Fresca: La remolacha se puede comer cruda de tal manera que conserve bien todas sus propiedades. Una vez cortada en dados, láminas o rallada, solo es necesario aderezarla con un buen chorrito de aceite de oliva, limón o unos dientes de ajo.
  • Cocinada: La cocción al vapor de la remolacha es uno de los métodos más habituales de comer esta hortaliza y también es una buena manera de que conserve todos sus nutrientes.
  • Zumo: Últimamente se ha puesto de moda tomar zumos hechos a base de frutas y verduras como parte de las conocidas como dietas ‘Détox’, pensadas para limpiar el organismo. Pues la remolacha se ha convertido en un alimento muy consumido en este tipo de zumos y batidos.

 

Compartir en

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Artículos Patrocinados

Soy Nutriva  es una web dedicada a divulgar información sobre salud, nutrición, recetas saludables y entrenamiento. Los artículos no sustituyen las recomendaciones o el diagnóstico realizado por un profesional. Consulta con tu médico cualquier problema de salud.

Copyright © 2021 Soy Nutriva